Archive for the letras mias Category

TU MIRADA

Posted in letras mias on 2 agosto, 2011 by elbuscadordelibros

En tarde de viernes de doloroso sueño eterno

Aquel que tras una rueca hilara los destinos de una nación

Tejiendo en la pobreza el fundamento de su resistencia

Mano arriba empuñando la sal de su tierra

Guiando a pie descalzo a la no violencia

Con el Vibrante murmullo eclético

Que alzose victorioso frente a las tierras de la predestinación

Una bala infame de su propia sangre, lo silenció.

 

 

Depositadas sus cenizas en el sagrado rio

La humanidad hipócrita que ante su tumba lloró

Aclamando con pérfido desdén la sonrisa de su perdón

Relegó en la infamia del olvido sobre el papel

La  justa de la igualdad

Estandarte de la expresión emancipadora

Cuya hombría más nunca vista fue.

 

 

Tu legado ¡Oh maestro! Es  aire de nostalgia en un país lejano

Que entre montañas cruje diario vivir de inmortal lamento.

Molicie de cientos de años es su historia

Violencia perenne su futuro incierto.

Sangre de sabios fue la tuya derramada

Igual a la del campesino honesto que ofrenda su vida sin saberlo.

Al ruido de botas huye el ciudadano egregio ,temeroso de proclamar su voz

Que es distinta a la del fanatismo del poder perpetuo.

Ficción de números son todos los caídos, marcados, desplazados y refugiados

Que sucumben entre las diatribas de congresos deshonestos,

Manifiestos de oraciones salidas de bocas turbias que nunca llegan al cielo

Intolerancia de leyes solo leales al dinero

Ceguera de Grupos armados no concordantes a ideales lógicos por los que nacieron,

Y pañuelos blancos que marchan al unisonó de voces que no son de ellos.

 

 

Vuelve tu mirada hacia nosotros

Y conviértenos en tus hermanos-, -Oh maestro

 

 

A GHANDI

 

 

Gracias

Posted in letras mias on 2 agosto, 2011 by elbuscadordelibros

Gracias por

Tu soledad de hombre rodeada de nocturnas preguntas

Que ansiosa se levanta;

Por aquella rosa derramada en tristeza

Que el mundanal barro ha cubierto

Y estremece tu corazón inquieto de ensueño y misterio.

 

Gracias por

Tu varonil palabra que brota del pecho,

Relampaguea de esperanza entre ráfagas de espliego,

Sobre el violento perfume

Que azota todos los ríos del país entero.

 

Gracias por

Tu hidalguía, al humedecer la voz

Del que te habla en sueños

Y, a veces, la oye el pensamiento.

Voces convertidas en papel y tinta

Rescatadas por la espada que empuñas

Parpadeante entre tanta luz que enceguece el pensamiento.

 

Gracias por

El amor con que has comido el pan duro amasado

Por manos morenas, de
ariscas tierras y corazón gélido.

El amor con que has bebido el agua de manantiales
tormentosos

En días furiosos, distantes y altaneros.

Gracias por

El amor con que te inclinas sobre mi alma

Para descubrir, mirada a mirada,

Con silente esfuerzo

El aire tibio que envuelve mi cuerpo ceñido entre lajas y ruegos,

En un ámbito de avatares cotidianos pasados por la historia de un ayer no        tan limpio
Pero muy cierto

Gracias por qué me hiciste hombre

Hombre de guerra, de ternura y de viento.

 

 

 
 

 

DESTINO NO EQUIVOCACIÓN

Posted in letras mias on 3 julio, 2011 by elbuscadordelibros

El amor nace de la fe en nosotros mismos al proyectarse sobre otros, crece al divisar amplios y múltiples horizontes en los que caben todas las inimaginables aventuras. Florece al aceptar amar por sobre la tentación de la carne, también con la del espíritu, y languidece al actuar más por intenciones desleales inconfesables e interesadas, que con la generosidad innata que el sentimiento debe poseer. El amor es destino, no equivocación

Destino trazado por aquel hado que produjo en el juego de las olas el encanto del enamoramiento y en noches tocadas de hechizo la seducción de cuerpos asidos al  deleite del corazón y del erotismo.  Sino  vuelto  real al convertirse en prueba de existencia cuando por el se traza y se  contempla un futuro incontenible y arrollador, generoso  y desinteresado., en que la bulla  que en el gravita, hace desligar el afán utilitario, las penurias y las fatigas de la labor diaria. Albur que echa sobre si  fortuna y fatalidad, simple y llanamente por el hecho de  transcurrir en medio de la vida misma: incertidumbre de nacer permanecer y morir.

La equivocación  surge en los destinatarios accidentales de ese amor. Aquellos que se convierten  en devotos  receptores  de sueños y esperanzas pero que con el correr de los días naufragan en aguas no encauzadas hacia el mismo mar. En ese piélago de incidentes, el amor sobrevive una y otra vez y es posible orientarlo hacia ese “otro nuevo alguien” que invita al misterio de descubrirlo sin la sensatez de la razón, con el tino del corazón y que puede resultar igualmente equivocado.

El amor es transitorio aunque se desee eterno.  Es de las esencia humana. Se obliga a las  mismas trabas y  atascos en el dilema de prolongarse a perpetuidad dentro del esquema  de egoísmo que la conciencia  impone, victima siempre de los cánones de religión, familia,  dominancia y soberbia que busca la inmortalidad como símbolo de gallardía  y superioridad de la raza frente a otras tantas cosas consideradas inferiores. Amar  no impone fechas perennes si se es sincero. Se ama hoy porque si. Se ama mañana por idéntica razón. Solo  cuando se le aceptan valladares y cotos vedados a su espacio vital, se le señalan, por cualquiera de las razones que fundan  la sociedad, el establecimiento y el  miedo, linderos  a  sus dominios y sin imaginación se reitera en actos idénticos, iguales y autómatas, el amor  irremediablemente se acaba. Y es forzoso ir tras de el una y otra vez. Siempre.

alberto salazar castellanos

QUIEN SOY YO? : ELOGIO A UN VICIO: “COMENCE COMO TODOS ECHANDOME UNA LÍNEA, Y AHORA NO PUEDO PARAR

Posted in letras mias with tags , , , on 23 junio, 2011 by elbuscadordelibros

Hay quienes son esclavos de  sus vicios y hacen de todo para dejarlos. Algunos los defienden para demostrar sus bondades y calificarlos como refugio para sus soledades, y existen aquellos que no se sienten completos si les hacen falta. Movido por su más antigua simpatía hacia su  única pasión, Alberto Salazar  dejó atrás  el entorno laboral que lo ha acompañado durante los últimos años y sin dinero y solo con la experiencia que le da el haber  convivido con su adicción desde pequeño, ahora quiere, también, vivir de ella.

Su vicio son las letras. Leídas y escritas. Y esa relación que ha tenido con ellas lo ha llevado a seducirse con la idea de establecer una librería. “Una de las primeras lecciones de vida recibidas-me dice Alberto con firmeza-fue un regalo que me dieron mis padres cuando tenía cuatro años. Una edición de lujo de los cuentos de los hermanos Grimm.  El único objeto que me divirtió durante mi niñez. De ellos aprendí a  respetar, amar y divertirme con las letras. Simplemente existo gracias a ellos, mis padres, y gracias a ellas, las letras”. Esa es  una de las razones de su nueva condición de librero. La de dar a conocer la importancia de la palabra escrita. Aquella que busca conservar los secretos que pudieran olvidarse para no solo prolongarlos sino además para incitarlos y provocarlos, porque-me explica-“uno piensa también a partir de aquello que escribieron otros, a partir de las frases que encontramos en los libros leídos”.

Sentados en el único sofá de su casa, Alberto se estremece ante el gris plomo que presagia tormenta. Minutos después cientos de gotas hacen gemir los dos grandes ventanales  de la sala, mientras su voz serpentea por entre las paredes vacías que enmarcan un perchero sostenido en una repisa y del que cuelga un sombrero mexicano con un curioso olor a chocolate y vecino de los recibos de servicios públicos sin pagar, esparcidos en la mesa de madera que sirve de comedor, mueble de juegos, escritorio y mil usos más. Me habla de sus nuevos sueños. De sus ilusiones. Del por qué está de nuevo en la fría capital.

Una infancia molesta  y mortificante para él y su familia es su recuerdo de esos años. Un  terco y obstinado papá comunista casado con una perseverante católica, criada a su vez por la única rama conservadora de una familia de rancia estirpe liberal, fue el punto de partida para tiempos de soledad en que la falta de juegos, de amigos, de conversaciones, aumentada por su convicción católica de  estar destinado a convertirse en  un servidor del señor, le ocasionó su refugio en los libros. O tal vez, como presume él, su vicio le alejó de la conformidad de ser uno más.   Y a su vez le  excluyó de  muchas risas, de cientos de bailes, de  golpes, peleas y caídas. Pero no le evitó deprimirse, querer suicidarse y llegar a detestar a su dios a quien tanto quería.

Los libros le salvaron, dice él, como a cientos de otros.  A través de ellos viajó, se enamoró, tuvo sexo, se implicó en escándalos, confrontó a su ciudad con otras sociedades, miró el cielo y trató de comprender el sentimiento de sentirse diferente, de saberse distinto. No mejor, me aclara, solo extraño. A veces era tan pintoresco  que no jugara futbol, no montara en bicicleta, a sus treinta y ocho años aún no aprende, no coqueteara con niñas, permaneciera encerrado jugando con el mismo, hablando y respondiendo en un  soliloquio que desesperaba a todos, que hasta  el esposo de una de sus hermanas lo presentó en una reunión familiar como “el raro hermano de mi novia”.

Un buen día pretendió enfrentarse a la realidad. Y lo consiguió. Comenzó a tener amigos, a enamorarse, exploró la sensualidad en otros cuerpos y dejó  a un lado su carga religiosa. Curioseó  el trago, el cigarrillo, las páginas pornográficas, alguna que otra droga y se convirtió en seguidor de la imagen proyectada en el llamado séptimo arte. Un intento para tener una visión diferente de la vida real. Una perspectiva que distorsionara la dada por sus libros. Ambos enfoques no armonizaron. Pero le dieron la oportunidad de contemplar su propia opinión de la vida, de sí mismo y de su papel dentro de ella.

No estudió para abogado, según el sentir de todos. Se graduó de administrador de empresas en una prestigiosa universidad de la ciudad donde vivía. Aunque nació en la ciudad del caos, como define su gran amigo psicólogo a la capital, sus papas se trasladaron a  Bucaramanga. Una ciudad no cubierta por tal cantidad de verde para  tener el apelativo de “la ciudad de los parques”. Bonita si, Complicada, también. Envidias, celos, rencillas rencores, corrupción y un ambiente de doble moralidad, falsa riqueza y  aparente prosapia son  para Alberto las cualidades de la sociedad en que se crió.

Sin mucho norte dentro de sus planes, hace cuatro años decidió volver a Bogotá.  Su vida seguía un  curso sobre el que no manejaba las riendas. Buenos trabajos. Excelentes jefes. Una empresa muy corrupta. Uno que otro amor. Una quiebra económica. Apatía. Amigos transitorios. Y una buena dosis de risa y de libros. En esos términos Alberto reduce su estancia en las calles  que recorrió tantas veces tratando de encontrar su camino.

“Al llegar a Bogotá, luego de un tiempo de ausencia, era forzoso ir a los sitios ya conocidos para tener la impresión exacta del regreso-me dice  Alberto al calor de la quinta taza de tinto- Un regreso que tiene alta dosis de nostalgia  más que de ausencia. Nostalgia de saber que en esta ciudad encontraría lo que anhelaba”. Volver, me explica ahora con la mano jugueteando con su piercing de la ceja izquierda, a un sitio que has recorrido en tus libros con la limpia mirada de la vida cotidiana te  sugiere recuerdos , te evoca imágenes y te alienta a seguir buscando”.

Y uno de esos sitios ya recorridos eran las librerías. Las muy famosas, las de “viejo” (término acuñado para referirse a las librerías de textos usados), las nuevas, las de la calle. Todos los espacios donde el olor de las páginas recreara sus aventura.. Letras expuestas en locales ya visitados en viajes anteriores. Libros ya vistos en estanterías solo conocidas en periplos transitados  en tardes o noches de lectura voraz. Y en esas caminatas redescubrió su otra pasión: la escritura.

Así que participó en unos talleres de crónica. Y con un orgullo que él le atribuye a su signo zodiacal, es leo, habla con entusiasmo del tiempo pasado detrás de una computadora. De sus investigaciones sobre el agua, tema a tratar en su narración. De lo que descubrió y de lo que escribió. Su crónica fue elegida para ser editada en un próxima antología de crónicas bogotanas.

De tal  manera que unió sus dos vicios y ahora es el Buscador de libros. El nombre de su naciente librería. Un espacio para tender la mano a alguien que puede estar cerca, pero a quien no vemos  entre el barullo de y la neblina de la vida diaria. Un espacio propio donde la disciplina de escribir tenga una facilidad propia. Facilidad para escribir, reescribir y corregir.

Alberto mira las Constelaciones de gotas que forjan telarañas de  diamantes en las hojas de su descuidado jardín y sonriendo me dice” tomé la decisión de orientar a la gente  con los libros  que el momento de su vida le exige y  la osadía de escribir porque todo, las lecturas, los países, las gentes, los acontecimientos y los acontecimientos triviales de la vida y del entorno sugieren  reflexiones que alientan el sentido y la búsqueda permanente del sentido de la vida.  Es un riesgo. La palabra escrita debe hacer tomar conciencia de intenciones, tentaciones y sentimientos que podrían haber quedado de lado, abandonados a su suerte o peor silenciados” Quiero escribir-acota en forma final- para intentar alejar a la vida de las urgencias, ritos y convencionalismo con el animo de no hacer olvidar que somos una tentación hacia los otros, que los otros son nuestra tendencia obvia y elemental”.

alberto salazar castellanos

SED DE ILUSIÓN

Posted in letras mias with tags , , , on 22 junio, 2011 by elbuscadordelibros

 SED DE ILUSIÓN

Con la alforja repleta de ilusiones, una diligente hormiga culona Santandereana

Dejó una noche la entrañable y recia vieja casa.

Atrás su vida, su pasado, su orgullo,

y solo con la fuerza de su palabra

salió con sed a  descubrir el mundo.

Navego ríos, cruzó caminos, ascendió montañas

miles de cielos, cientos de aromas

días y noches de aprehensión,

y al fin  clavó su cordel en la fría sabana bogotana.

Revisando su  ayer  de conquistas, de héroes anónimos y dioses encantados,

rompió  con su personal historia, despedazó sus propias palabras

y vio que dentro de ella había magia:

la seducción de llamar a las cosas por su nombre olvidado y verdadero….

                                                                                               Comenzó  su real labor……

 Y trasegando  aquí y allá,  se descubrió a si misma velando el sueño de su corazón dormido

                                                                                                                                                                    .

El misterio de buscarlo entre piedras y plegarias.

Entre el alma y su cuerpo.

Entendió que sin amor la promesa de su febril  elocuencia

quedaría suspendida en el aire,

colgando de las  manos de  ángeles esculpidos en inerte piedra

Un día , una voz  recia de lejos llegada,

rocío de siglos esperado.

Sangre latina, linaje de príncipes, fragancia de dalias,

altivo como el agave de su tierra.

hizo estremecer  su interior.

Y ella, descubriendo mirada a mirada

Gota  a gota

paso por paso

que su ensueño había terminado

que su coraza derramaba amor

ofrendó su aliento a su nuevo dios

a  Quetzalcoalt

                                                    alberto salazar castellanos

CIEN MIL CUERPOS

Posted in letras mias on 22 junio, 2011 by elbuscadordelibros

Romain Gary, el famoso novelista y cineasta francés que se suicido a comienzos de la década de los ochenta, rechazaba convertir el comportamiento sexual  en un criterio para distinguir el bien del mal. “Aquello que las gentes hacen cuando se  quitan los pantalones no tiene en verdad importancia.  Las gentes siempre se visten para cometer los verdaderos crímenes”.  Opinión, siempre actual, que nos reafirma la condición del cuerpo humano como  medio  vital para  alcanzar aquello que se busca incesante dentro del diario vivir. Es vía, causa y consecuencia. Es la vida misma.

Cientos de cuerpos se congregaron la tarde del pasado 29 de junio en la ciudad de Bogotá.  Apostados sobre las vías o caminando sobre ellas, desfilaron deseosos de mostrar su tendencia sexual, ambientados en  el juego de la insinuación de la carne hacia el placer y el goce de la lujuria, reflejando, así, la activa  dinámica de nuestro tiempo.

Ya no son los cuerpos seguros de sus atributos  de los clásicos, ni los bien proporcionados de carne de los románticos, ni menos, los orgullosos de su pasado y estirpe de los de la época de guerra; son, ahora, siluetas eróticamente angustiadas, talladas por la vanidad del placer, del esfuerzo y del afán contemporáneo, que muestran las luchas de la carne y del espíritu y que se  vuelven punto de confluencia de las mismas, en una ciudad tumultuosa y alienada.

Cuerpos conscientes de  la plenitud  y belleza de sus formas, pero solitarias y ausentes en su propia verdad  y realidad.  Poesía y tragedia.  Danzantes  sensuales despiertan las vibraciones de fibras tejidas con la pasión de los deleites carnales, pero al mismo tiempo, son testimonio claro de la lujuria como valor preponderante de la  distracción de los pueblos.  Lujuria desordenada, sin freno, inelegante y siempre victima del esquema  tecnológico y de las incesantes novedades de la moda y ciencia.

Placer y lujuria que no comprende al otro.  Arbitraria y descomedida solo ambiciona el orgullo de sentirse único en un mundo de competencia.  Artífices de una belleza intrascendente que deja por fuera la limpia mirada de la cotidianidad del vecino. Excluyente, vacua y hechicera.

En la misma línea de reflexión, Garay encontraba que no se puede  ser feliz cuando no se ha hecho feliz a otro  ser.  Cuando se le ha dado al próximo motivos de desvelo, inquietud o contrariedad. La vida moderna se proyecta una  y otra vez hacia el éxito medido en seguridad material, porte físico y presencia externa, olvidando la ecuanimidad, la serenidad y la humildad como patrones de conducta.  Éxito con fama.  Éxito sin victoria.  Si hemos acariciado el gato que por años nos acompañó, vivido en casa donde nuestros abuelos se mantuvieron juntos por siempre jamás, pisado la tierra que nos vio nacer y despertado todas las mañanas siguientes con el hombre o mujer amad@s podemos decir, entonces, que la diosa de la fortuna nos brindo la mejor  de sus sonrisas, que hemos vivido.

¿QUIEN ES EL BUSCADOR DE LIBROS?

Posted in letras mias with tags , , , , , on 9 mayo, 2011 by elbuscadordelibros

Somos una empresa especializada en la búsqueda y recolección de libros de diversos autores a nivel mundial en cualquier idioma.

NO te arepentiras de conocernos

Dentro de un espacio virtual y/o físico nuestros clientes asiduos o discontinuos van a encontrar libros y textos que les permitan crear, recrear y afianzar el hábito de la lectura y de la compra de los mismos.

Pretendemos mediante una asesoría personalizada que cada libro entregado a su nuevo lector establezca una relación de confianza e interés que permitan un proceso de enriquecimiento cultural para la sociedad en su permanente búsqueda del sentido de su existencia.

El Buscador de Libros encuentra lo que usted esta necesitando:
Requiere un texto especializado para su trabajo del colegio, universidad o maestría?.
Busca aventuras para las noches de descanso?
Interesado en un domingo placentero?
Precisa de una lectura que le despeje inquietudes o le haga pensar?

Desea restaurar tus libros preferidos?

Sin perdida de su tiempo ni de movilidad El Buscador de Libros le le orienta y le entrega en su casa, oficina, escuela o donde desee el libro que le exige el momento en que está viviendo.

A %d blogueros les gusta esto: